Sunday, August 29, 2010

Tori Black (II)



¿Qué tal está Tori Black?

Me estoy encontrando a mí misma.

¿Qué quieres ser cuando seas mayor?

¡Demasiadas cosas! Quiero ser instructora de yoga. Quiero ser mamá. Quiero ser periodista.

¿Hay algo que te molesta de la pornografía?

De todas las escenas que he hecho, probablemente cerca de la mitad de los chicos se corrieron demasiado pronto, ya fuera dentro de mi coño o en mi boca. Luego hubo una vez en la que hice una mamada POV y el chico no podía correrse. Tuvo que fingir. Puso su polla en mi boca, gruñó un par de veces, y dijo "wow, ¿te lo has tragado todo?" Yo no lo entendía muy bien. No pudo haber sido por mi culpa. ¡Las encuestas dicen que hago muy buenas mamadas!

¿Quién fue?

Te lo diré off the record, pero no quiero que él se entere. Sería bastante malo que oyera la historia por la ciudad. ¿Quién quiere ser conocido como el hombre que no podía correrse con una mamada de Tori Black?



¿Fue en el centro de rehabilitación donde tuviste tu primera experiencia con otra chica?

¡Por supuesto que no! ¡Eso ocurrió cuando tenía 12 años! Tuve una orgía con doce chicas. En lugar de doce velas en mi pastel, tuve doce vaginas en mi cara! [Risas]. En realidad fue el cumpleaños de una de mis amigas. Había 12 de nosotras en total. Yo era la menor. Recuerdo que estábamos viendo Titanic. Estábamos en el salón de mi amiga. Una de las chicas se quedó dormida por lo que decidimos despertarla con un baño de hielo. Para nuestra sorpresa, a ella le gustaba. La respuesta fue "vamos a jugar al strip póquer!". Y de allí se pasó a una orgía. La chica de la casa nos dijo que había una gran caja de consoladores en su garaje.

¿El alijo de su mamá?

Exactamente. Yo no estaba en la fase de vibrador todavía. Nada encajaba en mi vagina. Sin embargo, todas fingían y pensamos que estábamos cachondas. Siempre he sido una especie de bicho raro. Hice una mamada hace poco en un avión, pero no en el baño, ¡en los asientos! Estábamos en un vuelo de regreso de Argentina y estábamos sentados en la sección central. ¿Sabes que el centro cuenta con tres asientos? Había una señora vieja y gorda a nuestro lado. Puse la cabeza debajo de la manta y me fui sobre él. ¡Él era realmente ruidoso, no fue muy discreto!

¿Quién era él?

¡No te puedo decir! Mi boca está cerrada, no hay juego de palabras.

¿Te gusta hacer mamadas?

Adoro hacer mamadas. Si un tío comienza con espasmos musculares, eso es la cosa más caliente de todas! A veces, si sé que el chico está a punto de correrse y me siento malvada, paro.



Cuéntame otra buena historia de mamadas

Una vez estaba haciendo una mamada fantástica en mi vida personal. Me puse tan encendida que empecé a chorrear. Eso es algo realmente extraño. Normalmente para chorrear de esa manera tienes que estimular una glándula con una presión fuerte y rápida. Si metes los dedos a una chica realmente duro o si la follas duro de la manera correcta, ella soltará chorros. Esta vez, sin embargo, no pasó nada de lo anterior. Empecé a chorrear por todos los sitos sólo por lo mucho que me gusta hacer mamadas. En otra ocasión, cuando estaba en la escuela secundaria, mi amiga y yo colamos a dos chicos por la ventana. Estábamos follando en tándem, de lado a lado. Había llegado su hermana pequeña y la pusimos de guardia en la puerta para nosotros. Su hermana pequeña tenía sólo 11 ó 12 años. Se puso delante de la puerta con una manta sobre la cabeza y nos escuchó follar con aquellos tíos. ¡Estuvo tan mal! [Risas]

¿Intercambiasteis las parejas?

No. Nada de eso. Pero al parecer, el otro tenía una polla enorme porque mi amiga estaba realmente dolorida al día siguiente. Estoy realmente contenta de no haber intercambiado. En la escuela secundaria yo no podía meterme más de 15 centímetros en mi coño. Mi boca es una historia diferente. Mi boca siempre ha sido grande.

¿Recuerdas la primera vez que hiciste una mamada?

¡Sí! Oh, dios mío... Fue lo peor. Yo tenía 12 años. Él tenía 13. En primer lugar, su polla era enorme. En segundo lugar, él era realmente gordo. No me gustaba chuparla. Le dije que no quería que se corriera, así que no se la iba a chupar mucho tiempo. ¡Sólo lo hice durante un minuto! Siguió pidiendo "¡un poco más!" Me puse tan furiosa con él. También recuerdo la primera vez que tuve el semen en la boca. ¡Era tan malo! Odio decirlo, pero los chicos jóvenes no se cuidan mucho. El semen de un adolescente sabe casi siempre desagradable. ¡Uf! Es pura sal. Ahora que tengo un novio, me aseguro de que coma piña y kiwi para que su semen sea dulce y azucarado. Y me aseguro de que beba mucha agua, así que está bueno y fino. Recuerdo la primera vez que jugué con el esperma de un tío. Yo estaba muy fascinada. Al verlo de cerca y personalmente fue una experiencia muy reveladora. En realidad no me empezó a gustar hacer mamadas hasta los 15 años más o menos. Por aquel entonces salía con un hombre mayor que era realmente experimentado. Me enseñó mucho sobre cómo se debe mamar y hacerlo bien. Tenía una polla grande, demasiado. Así que aprendí como se chupa un pene grande y bonito, y me gustó [Risas]. Yo estaba tan acostumbrada a que los chicos tuvieran el control. Como he dicho, hacer una mamada es mi oportunidad de decirle a un chico "Voy a hacer que te corras, y no vas a tener otra opción!". Desde entonces, he estado perfeccionado mis mamadas. Tuve un piercing en la lengua durante un tiempo pero decidí quitármelo. Es parte del pasado. Estoy un poco más avanzada ahora. No necesito herramientas industriales para mejorar mis mamadas.



¿Has tenido alguna experiencia desagradable en el porno?

Sí. Varias. La gente de mi universidad publicó mi nombre real y mi nombre artístico en internet. Escribieron algo acerca de tener una compañera de habitación que se convirtió en una estrella del porno. Yo no necesito eso. Me gusta mantener mi vida personal y mi vida profesional separadas. No me visto para llamar la atención cuando camino por la calle. No quiero que la gente me mire, silbando, tocando la bocina. En realidad soy bastante tímida en mi vida personal.

¿Está su familia al tanto de tu vida en el porno?

Todo el mundo lo sabe. Ellos me conocen. Ellos saben de mi capacidad intelectual. Mi familia siempre me ha dicho que confíe en mi cerebro, no en mi belleza. La belleza se desvanece. Tu cerebro estará ahí para siempre, siendo optimista. Siempre y cuando no lo llenes de cocaína. Mi familia ha sido muy comprensiva. Ven que el porno no es una decisión alocada que he tomado. Ven a donde estoy llegando. Mi hermana no se sorprendió mucho [Risas]. Ella hace fotografías artísticas de desnudos.


Entrevista completa con Tori Black

Tori y las pollas negras





No comments:

Post a Comment